Riesgo de las PEP no solo proviene de su cargo: Fincen
agosto 27, 2020
Ante emergencia, oficiales de cumplimiento no deben descuidar el SARLAFT
septiembre 2, 2020
Show all

Conocimiento del cliente es más que llenar formularios: Superfinanciera

POR : Infolaft




En una reciente resolución sancionatoria la Superintendencia Financiera señaló que se trata de una tarea que “implica una acción planeada, coordinada y continua”.

El SARLAFT le impone a las entidades financieras la obligación de realizar todos los esfuerzos necesarios para confirmar y actualizar, por lo menos cada año, los datos suministrados por sus clientes en los formularios de vinculación.

Por medio de la resolución 633 del 10 de julio de 2020, la Superfinanciera precisó que dicha actualización debería concentrarse en aquellos datos “que por su propia naturaleza puedan variar”.

En dicha resolución se concentran los detalles de una multa conjunta por valor de 350 millones de pesos en contra de una firma comisionista de bolsa por varias fallas en su SARLAFT.

Allí el ente de supervisión recordó que “el conocimiento del cliente no es simplemente una obligación puntual que se cumple con el diligenciamiento de unos formatos. Se trata de una política que implica una acción planeada, coordinada y continua”.

 

La comisionista suministró un archivo conformado por 11.626 registros, de los cuales 623 correspondían a clientes activos, 5492 a clientes bloqueados y 5511 a clientes bloqueados.


Con base en esos datos, los delegados de la Superintendencia procedieron a realizar unas pruebas de recorrido sobre los registros correspondientes a clientes activos y bloqueados.

Producto de los análisis, se detectaron registros de clientes con periodos de desactualización de entre 1140 y 1271 días, algo que a los ojos de la Superfinanciera evidenciaba que la comisionista “no había efectuado un adecuado conocimiento de algunos de sus clientes”.

Además, afirmó que tales aspectos “pudieron afectar el monitoreo y el seguimiento adecuado de sus operaciones”.

Campos con inconsistencias: impacto alto en segmentación

La muestra de 623 registros de clientes activos estaba integrada por 11.837 campos de información.

Durante los análisis, los delegados de la Superintendencia encontraron inconsistencias en 214 campos (el equivalente al 1,81% del total).

La mayoría de esos campos con problemas correspondían a información financiera (ocupación e ingresos mensuales), “los cuales repercuten de manera directa en la calidad de la información y en el resultado de la ejecución de las políticas y procedimientos” del Sarlaft.

En lo que se refiere a la muestra de clientes bloqueados, esta tenía 5492 registros, conformados por 104.398 campos.

Dentro de las pesquisas la Superfinanciera halló inconsistencias en 6281 campos (aproximadamente el 6%).

De ese total, cerca del 40% de los campos correspondían a información financiera. Es decir, cerca de 2133 campos.

Ante tales reproches la comisionista se defendió diciendo que “el no poblamiento de 2133 casillas no repercute de manera directa en la calidad de la información y en resultado de la ejecución de la información que alimenta los factores de riesgo segmentados”.

A ojos de la Superfinanciera, “estas afirmaciones, al contrario de servir de argumentos explicativos de la conducta desplegada (…), lo que permite es establecer de forma contundente y precisa que la entidad vigilada no se encontraba gestionando su riesgo de manera adecuada y diligente”.

Según se describe en la sanción, para la firma comisionista “no era relevante contar con una debida información de los clientes existentes en su base datos” y ese es un pilar fundamental de la segmentación.